“La gente debe sospechar más y dejar de ser ingenua”

foto-coloquio-5p01-390x441Santo Domingo.-Ante la creciente criminalidad y actos delincuenciales que afectan el país, Gabriel Goldstein entiende que individualmente la población debe tomar medidas para prevenir atracos mientras se desplaza por las calles.

“La gente debe sospechar más y dejar de ser ingenua”, sugiere.

Goldstein, quien llegó al rango de coronel en la policía federal israelí, indica que luego de los años 90 la población dominicana no puede darse el lujo de ser ingenua, debido a la verticalidad con la que ha crecido el crimen.

“De esa época para acá empieza una fuerte globalización y lamentablemente no solo llegaran las cosas buenas de otros países, también van a llegar cosas malas”, indica.

Es por ello que fue enfático en indicar que la población debe evitar ser ostentosa en las calles para no ser víctima de los delincuentes.

“Hay que ver el mundo de otra forma, desconfiar un poco más y no ser ostentosos. No hay porqué andar con un celular en la mano o hablando en la calle”, considera.

Cambio visión en la Policía

De igual forma, ante la problemática en que se ha convertido la delincuencia, Goldstein, especifica que la visión policial debe ser cambiada.

“Es necesario que la Policía Nacional en el país sea más preventiva que reactiva”, afirma Goldstein, quien nació en Argentina, pero desde muy temprano se fue a vivir a Israel, donde se especializó en investigación criminal e inteligencia.

“Muchas veces yo veo policías en las calles en parejitas de dos patrullando por el Jardín Botánico y parecen más novios que agentes disuasivos”, lamenta.

En ese orden, indica que las autoridades deben elegir entre investigar o prevenir, donde esta última, para Goldstein, debe ser el norte. Añadió que otro elemento que no ayuda a los uniformados son los bajos salarios que perciben.
“La Policía está muy mal pagada. Más cuando no hay salario justo frente a la responsabilidad que tiene un policía”.

Narcotráfico

Según Goldstein, la ubicación geográfica del país sigue siendo un punto en contra para la incursión del narcotráfico.
Aunque descarta que el país llegue a niveles como México o Colombia, entiende que se deben tomar medidas más drásticas contra este flagelo transnacional que incentiva el crimen y los homicidios.

“Si no metemos la mano fuerte la situación se continuará complicando hasta que todo se salga de las manos y despertaremos en una pesadilla”, advierte Goldstein. El experto sostiene que a partir de 1998 el tráfico y consumo de estupefacientes es una de las problemáticas más serias que enfrenta la República Dominicana.

Goldstein, quien tiene más de 20 años ofreciendo consultorías a diversas empresas nacionales e internaciones, entiende que las medidas no solo deben ser tomadas a lo interno de los cuerpos castrenses, sino también en el sistema de justicia.

“La parte jurídica es fundamental y otros aspectos por igual, que si no son tomados en cuenta habrá consecuencias para la población”, expresa. Para el consultor lo esencial es que las autoridades y la población en general entiendan que se requiere establecer controles para hacer frente a las problemáticas.

Las cámaras de vigilancia

Gabriel Goldstein sostiene que las cámaras de vigilancia son importantes, sin embargo su función es más reactiva que preventiva en la mayoría de los casos.

Indica que estos aparatos deben ser utilizados de forma estratégica y acompañados con una buena supervisión.
“Se necesita tener una coordinación entre las cámaras, porque si no se logra esto dichos equipos solo serán una buena herramienta para investigar los hechos cometidos”, dijo.

Así mismo, lamentó que en muchas empresas y residencias se hagan instalaciones de cámaras sin antes hacer un estudio de lo que es factible de acuerdo al lugar. “Hay que pensar como un criminal y luego ver lo que se necesita”, dijo.