¿Por qué los Millennials cometen fraudes en las empresas?

Por qué los Millennials comenten fraudes en las empresasUn reciente estudio sobre el fraude corporativo ha revelado que el 43% de las personas que cometen hechos ilícitos en las empresas están entre los 24 y 36 años de edad. La famosa Generación Y o comúnmente Millennials (nacidos entre 1980 y 1992), son más propensos a cometer fraudes internos, desfalcos, robo de identidad y delitos cibernéticos.

¿Qué motiva a los Millennials a defraudar a las empresas en las que trabajan?

Está generación es la última en incorporarse al mundo laboral, son jóvenes energéticos y dinámicos, con una estructura mental distinta y un enfoque al trabajo poco convencional. En muchos casos, se les dificulta encajar y adaptarse a esquemas de trabajo tradicionales, por ende, son reacios a cumplir normas de ética laboral común.

Estos jóvenes están obteniendo contratos temporales con prestaciones limitadas en un mercado altamente competitivo. Esto hace que sean personas con altos niveles de ansiedad, ya que al menos el 60% consideran que no ganan suficiente dinero por el trabajo que hacen, lo que los hace buscar soluciones a corto plazo para suplir sus necesidades.

Considerando esto, el verdadero reto lo enfrentan las organizaciones, ya que deben mejorar los controles internos al tiempo que flexibilizan sus estructuras de trabajo para dar cabida a esta nueva generación laboral. El riesgo de fraude siempre existirá. Por lo que, una administración de riesgos de fraude requiere entender la psicología de los Millennials para mitigarlos. Es una generación tecnológica, por lo que uno de los fraudes más comunes es el cibercrimen, hace 10 años el fraude cibernético representaba el 6% de los actos ilícitos contra las empresas, actualmente este tipo de ataques representa el 19% para una de las tasas con mayor crecimiento. Se estima que para el 2020 este porcentaje incremente a más del 25% de los fraudes que enfrenten las organizaciones.

Los incidentes más comunes se asocian con robo de identidad, software malicioso, robo y destrucción de información, uso indebido de privilegios, malversación de recursos de la empresa, entre otros. La principal recomendación para las empresas es la creación de métodos de prevención, detección y respuesta ante este tipo de situaciones de forma tal que se disminuyan las perdidas por causa de estos.

El fraude no es una característica exclusiva de los millennials. El riesgo de fraude está presente en todo tipo de organización, sector e industria. El defraudador puede ser prácticamente cualquier persona. Nada más alejado de la realidad que pensar que solo los millennials defraudan o que solamente ellos cometen cibercrímenes. Vivimos en una sociedad de riesgo. Y el riesgo implica, a partes iguales, amenaza y oportunidades. Gente nueva implica nuevas oportunidades de negocio, innovaciones y posibilidades de crecimiento. Una de las principales amenazas es tener organizaciones sin los debidos controles que mitiguen un mal proceso de selección o gestión de personal.

Para proteger a su organización ¡Llámenos al 809-562-5014 o escríbanos a info@ggconsultores.net y pregúntenos cómo podemos ayudarle!

Fuente: ARTURO DEL CASTILLO, Director ejecutivo asociado, líder de Servicios forenses para América Latina de Kroll México. Articulo para http://mundoejecutivo.com.mx/